Hay tanto que decir…

Hay tanto que decir y hemos optado por permanecer en silencio. Qué forma de venganza es esta, que nos obliga a mordernos los labios con tal de evitarnos mutuamente la satisfacción de nombrarnos. A veces, el mayor acto de violencia es quedarse callado.

Ircks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *