Pero yo ya no quise verte, no quise arriesgarme. Me encerré en este caserón de niebla y polvo. Juro que intenté olvidarte, pero no me había dado cuenta de que tú ya me esperabas adentro.

Ircks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *